3 de abril de 2011

Sabanagay

Hace tiempo un compañero del trabajo se tropezó con un libro que tiene el título de este post. ¿Por qué lo saco a colación? Porque curiosamente, su autor es venezolano y se llama Carlos Colina. Pero no, ¡no soy yo el que lo escribió!

En buena hora mis padres me pusieron un nombre tan común...pero en fin, el libro en cuestión me hizo granjearme la jodedera de muchos  compañeros de trabajo, los cuales sabían que he estado trabajando en un libro (pero NO, mi libro se llama "Artu y los Didijines") y pues nada, a cuanto pánfilo entraba a la oficina le mostraban  una foto del libro en Google o en la página de Tecni-Ciencias, lo cual ha provocado desde ojos a punto de desorbitarse entre algunos compañeros de trabajo (Don't ask me why) hasta las risas y la jodedera ilimitada de otros.

Entonces un buen día decidí crear este post, luego de efectuar un trabajillo de información de manera un tanto desordenada sobre Sabana Grande (o Sabanota), una de las más emblemáticas arterias viales pedestres de nuestra ciudad capital, la Sultana del Ávila -o del Warairarepano, pa'que no salga algún chavista poniéndose intenso porque no usé el nuevo nombre, gracias.

Entre otras cosas, me he dado cuenta que caminar por Sabana Grande, ahora que PDChSA (Petróleos de Chávez, SA) está restaurando el boulevard, se ha convertido en toda una experiencia de turismo de aventura, ya que están excavando (o debería decir mas bien escarbando) pero sigo sin entender por qué coño una cooperativa excava, otra se lleva los escombros, otra limpia, otra acomoda el terreno y otra echa el cemento y pone los adoquines nuevos..y no coordinan sus fuckin' actividades! Así como que se trabaja en la Revolución (léase Robolución) del siglo XXI, ¿no? Bueno..al menos el trabajo les está quedando fino, no se les puede negar. ¡Ah! Y me faltó la última cooperativa, la de las señoras que les venden café y empanadas  de guiso y de caraotas en la mañana a los obreros asignados al boulevard, jejejejeje :-)

Ahora bien...el cambio de apariencia del boulevard no viene acompañado de un upgrade en la fauna que lo pulula diariamente, menos aún la nocturna: desde los Sifrinos de Chacaíto que miran a los visitantes del Oeste de la ciudad como si fuesen escoria y hablan como si recién acabaran de bajar de su apartamento en Valle Arriba, hasta aquellos emos post-adolescentes, que provoca patearlos al verlos con esos cortes de totuma mal hechos y sus caras depresivas, pasando por comegatos ataviados con pantaloncillos negros hipersuperajustados que ya no aguantan más pintadas con Wiki-wiki y zarcillos abrecaminos por donde cabe un marcador de pizarrón que aguardan a que algún alma caritativamente pendeja a la salida del metro para pedirle de manera lastimosa algo de dinero para comer (aunque en realidad sea para gastarlo en algo para fumar...como cigarrillos, por ejemplo), empleados de Sandro's, Carmelo's y cuanta franquicia de peluquería donde cortan el cabello a 40 Bs.F + básico + sabañón capilar garantizado + IVA, vendedores de donas que fueron fritas (si, las donas son básicamente una fritanga de levadura y azúcar glaseada) hace una semana, empleados de PDVSA con su chaleco y su gorra roja-rojita que me gritan "Asesino de niños palestinos!" o "Viva Palestina libre!" cada vez que me ven (a todas estas...cómo para qué les ponen ese chaleco tan ridículo a todos?) pinta caritas, y el infaltable Barney con el cual la gente paga para tomarse fotos -en la foto lo vemos arribando a su lugar de trabajo en Metro, como todo ciudadano de la clase trabajadora a la que pertenecemos la mayoría de los 28 millones de residentes de Venezuela ..parte de Paraguaná ;-)

Por supuesto, no falta la gente muy sui generis, como aquel comegato que un día me abordó y siguió por unos 40 metros al salir de la estación del Metro para martillarme dinero:
-"Señor, regáleme algo para comprar algo para comer"
(Cargo los audífonos puestos, así que puedo pretender que no escuché nada, lero lero)
-"Señor, yo se que ustedes los judíos son muy caritativos, deme una ayudita por favor..."
(Sigo caminando con cara hierática de niño autista y pretendiendo que no te oigo)
-"Usted debe ser uno de esos rabinos, ¿no? ayúdeme, señor..no tengo que comer"

(Amigo, la música en mi iPod me impide escucharte -cortesía de Sonando a 320 Bits)
-"Señor..ayúdeme, ¡no tengo que darle de comer a mis hijos!"
(Sigo caminando como si nada y sobre todo NO me como el cuento de tus hijos)
El tipo se harta y se va batiéndose, diciendo du-durísimo:
-"¡Estos judíos son mas pichirres que el coño!"


Es que hay de todo, hasta el mismísimo Rey del Pop está en Sabana Grande!

Y ni hablar del Farmatodo. No el que está en el boulevard propiamente dicho, sino el que está diagonal al Recreo (o debería decir el Gaycreo?). Vive hasta las metras de gente, TODOS los fuckin' santos días del mundo, y además es el único Farmatodo de los que yo he entrado que revisan la bolsa antes de salir. Será por la cantidad ingente de tukis que pululan la zona? Para variar, la gente se queda con cara de pánfila al ver entrar a un judío con kipá; o sea, tipo con la boca abierta como capó abierto de un VW. Pero no sólo hay clientela tuki; el otro día fui a comprar unas pastillas para la tensión, que se me habían acabado, y al salir hice mi cola para que revisaran la bolsa, como a todo el mundo. Cuando llegó mi turno, el vigilante no sólo no quiso verificar que no me había paleado un champú o un paquete de afeitadoras, sino que el panita me dice "tranquilo amigo, pase" y yo tenía mas gente detras de mi en la cola, a los cuales  naturalmente no les causó simpatía que yo pasara por Go sin cobrar 200. Algo tenía que hacer; de una salí yo con una de mis brillantes ideas:
-"Señor, por qué no me revisa la bolsa como a los demás?"
-"No, tranquilo el mío; pase aélante y 'chas gracias pol su compra"
-"Señor, no es justo con las demás personas que están haciendo la cola. Por favor, verifique que lo que está impreso en la factura coincide con el contenido de la bolsa"
-"No, padrecito, yo confío en usté; aémás los curas no se van a robal pasta dental ni eso'orante ni champú"

..en realidad tuve la curiosidad de preguntar que era lo que sí se robaban los "curas", pero preferí no causar polémica de manera innecesaria, así que agarré mis corotos y me fui, para tener como compañía un perrito en la cola para abordar el metro cuando fui a hacer la transferencia..
Ahora mi pregunta es..quién le puso "Sabana Grande"?

4 comentarios:

  1. Casi me fue inevitable aguantar la micción al momento de leer esto de tanto reírme! La cosa es, hay que ser bien valiente para sacar un BB en el metro para tomar una foto a expensas de que te dejen pegao en el piso, para que pobre perro se haga unas morcillas crudas con tu sangre!

    ResponderEliminar
  2. Demasiado cierto y eso que yo no soy oriundo de la Capital... pero si he tenido que pasar por todos los lugares que comentaste!!! Toda una Cronica post-modernista de la Caracas actual!!!

    ResponderEliminar
  3. Jajajajajaja, como siempre son fenomenales estos escritos tuyos. Hacía tiempo que no leía uno, jajajajaja. Saludos Carlos. Magali Mora Inciarte.

    ResponderEliminar
  4. jajajajajajaja....los blogs son tan definitivamente un mundo aparte =D as well Sabana G (ya sabes,la movida nocturna de marilandras buhoneras impelables de la fragata...de toda la vida!)

    Gabo

    ResponderEliminar